viernes, 12 de marzo de 2010

Cap. 22 cena seguida de misteriosa sorpresa.

Apenas entramos vi el rostro sonriente de mama

Rayos me dije a mi misma, podria comportarse de un modo no tan alegre. Sabia bien que la "velada" no seria del todo perfecta.

Joshua tenia una cara de desinteres normal aunque lo saludo brevemente levantando su quijada.


y Papa..


Pues..

Papa tenia un rostro severo y desee que por un momento se comportara de un modo normal como era siempre conmigo, cariñoso gracioso y para nada serio.

- Bueno.. el , el es cristopher.

Me dio un leve apreton de manos para darme calma

Mama se acerco a el y le dio un abrazo.

Total y completamente inesperado.

- Hola cielo, estoy encantada de poder al fin conocerte

- Buenas tardes, El placer es mio realmente.

- Oh pero que educado eres, ya aleja esos nervios que debes de tener cristopher no mordemos

Rayos si pudiera pedir un deseo justo ahora seria que mama escuchara mis pensamientos

No Lo Hagas Mama!


- Para nada, al contrario creame que es un placer tener el honor de al fin conocerlos steph me habla mucho sobre ustedes.

- Oh que bueno. Joshua saluda a cristopher.

Joshua estaba claramente celoso.

- Hola

- Hola Joshua.

Era el turno de papa esta era una de las partes que mas temia de traer a cristopher.

Papa se acerco lentamente con una extraña mirada pero cuando comenzo a habrar sin que nadie lo notara solte un gran suspiro que alivio!


- Hola muchacho, mucho gusto, tu y yo tenemos cosas pendientes de que hablar pero no ahora, solo quiero que sepas que, oh vamos ya que, bienvenido chico.


Hizo un gracioso saludo con el que cris aprendio rapidamente, y realmente me alegre demasiado al ver que la primera parte habia salido muy bien.

Cristopher lo saludo aprendio su saludo, y rieron juntos, perfecto.

- Bueno claro, creo que ya deberiamos comer no mama?

-Oh claro!

- Prepare la comida favorita de Steph, Cristopher, te gusta el pollo al horno?


- Es delicioso, no dudo que me encantara.

En el fondo sabia bien que estaba tragando, preparandose para meter la comida rapidamente en la boca, y acabar con lo que seria una aparente tortura.


Si asi era con la comida simple ¿podria el comer cosas que las personas normales no? Era otra de las miles de dudas que aun tenia en mi mente acerca de todo el asunto de su vida vampirica.


Suspire, lo tome de la mano nuevamente y lo lleve hasta el gran sillon de la sala para sentarnos mientras los demas preparaban todo en el comedor. Mire hacia el piso, me sentia frustrada, justo ahora era cuando queria que el fuera normal.


Di un gran suspiro y el lo noto.


tomo mi rostro entre sus manos y me miro fijamente.


Me senti de nuevo sin respiracion y algo desorientada.


-¿Que pasa?


Me tomo unos segundos procesar su pregunta y luego otros mas para pensar la respuesta.


Con sus labios y su rostro tan cerca, resultaba un poco dificil concentrarse y pensar con claridad.


- No es nada.


- Es imposible que no sea nada, sabes algo? conozco todas tus expresiones tu rostro es un lector de tus sentimientos, y se que algo te esta preocupando.


Como podria mentirle? aquello era bastante cierto, en mis expresiones se podia ver todo aquello que sentia, aveces odiaba que la gente me conociera de esa manera, pero siendo el, no tenia posibilidad de enojarme. Que debia decirle? Era cierto que me preocupaba, todo esto, el hecho de la nueva relacion entre mis padres normales y mi hermoso novio vampiro me resultaba extraño, y para ser sincera, por mas tonto que pudiese sonar, me daba celos que alguien mas pudiera descubrir su secreto, tema que no venia al caso, pero que justo ahora se cruzaba por mi mente.


- En realidad es solo que esto de tu con tu vida, sabes a lo que me refiero, y yo presentandote a mis padres, me resulta extraño es todo.


- No tienes de que temer, lo sabes bien.


- Si lo se


- Chicos vengan a comer.


La voz entusiasmada de mama nos llamaba.


- ¿Seguro quieres comer? Puedo inventar alguna excusa y podemos solo ir a caminar.


- Amor, mirame bien, no pasara nada si, he hecho esto otras veces tomando en cuenta el poco tiempo que llevo en este estado puedo hacerlo si? si no pudiera no estaria aqui o si? Vamos, ademas no dejare a mi linda chica sin su comida favorita, anda vamos.


- Bueno tienes toda la razon, quiero comer.


Fuimos hasta el comedor y nos sentamos juntos. Todos exeptuando a joshua y a mi tenian una enorme sonrisa de felicidad.


Mientras comiamos de la nada, comenzo la extraña ronda de preguntas, si ya me molestaba a mi que me preguntaran cosas de mi vida personal, me molestaba aun mas que mis padres quisieran averiguar la vida de mi novio. Decidi callar escuchar, y me dije "Steph solo te involucraras de ser necesario, del resto esto es entre tus padres y Cristopher"

Todo fue tranquilo, aunque por dentro me sentia molesta seguia firme en mi desicion de no involuclarme en las preguntas, ¿de donde vienes? , ¿ quedad tienes? , ¿ que estudias? ¿ que te gusta hacer? estas fueron algunas de las irritantes preguntas que realizaron mis padres.

Aunque me sentia un poco mal por el hecho de torturar a cris haciendolo comer, no negaba que su expresion era un tanto graciosa al masticar la comida, hacia unas muecas parecidas a las que de seguro yo haria si intentara comer tierra, lo bueno del asunto era que nadie salvo yo podia observar eso.

Una hora luego, habiamos reido, o al menos yo habia intentado que mis risas sonaran naturales al escuchar los tontos chistes de papa. La cena habia terminado, y por lo visto papa y mama estaban maravillados con mi novio, cuando recogiamos todo mama me llevo a la cocina y no paro de parlotear lo excelente que era el, que le encantaba y mil cosas mas de las que me alegre y me alivie al escuchar.

A pesar de las muecas, y las preguntas, y los malos chistes habia sido una buena noche, y ahora podia salir con Cristopher a caminar.

Ya estabamos en la plaza, en la fuente, nuestro otro lugar especial.

- Bueno ¿fue muy malo?

- A que te refieres

- A todo, a la cena, a las preguntas, a los chistes malos.

- Bromeas?

- Para nada ¿porque?

- Bueno estaba algo nervioso al principio, pero tus padres son buenas personas y me caen muy bien, la comida, mmm no fue mi favorita prefiero la sangre, pero debo decir que tu madre es exelente cocinera, y con respecto a los chistes, no te preocupes amor he escuchado peores.

- Lo dices todo en serio?

- Claro, ¿porque habria de mentirte?

- Para no hacerme sentir mal claro esta.

- Pues todo lo que digo es cierto palabra de vampiro honesto

Alzo su mano derecha y la coloco en el lugar donde estaba su paralizado corazon.

Mientras el hacia esto recogi mi cabello en una cola de caballo, dejando mi cuello al descubierto, cosa que no hacia muy seguido por miedo a que el olor de mi sangre fuese muy insoportable para el, siempre tenia cuidado con este tipo de detalles, pero justo ahora, no pensaba en eso, veia a cristopher como si fuera una persona normal, como si no anhelara mi sangre, como si su corazon latiera y la sangre corriera por sus venas, yo lo veia como una persona completamente normal.

La brisa dio una oleada de frio, y mi perfume, mi escencia natural junto con el aire, corrio y dio a parar a cris que estaba a escasos centimetros de mi.

Pude ver como las aletas de su nariz se expandian dejando entrar lo que para el seguro seria un delirante olor. Su pecho se agrando notablemente, lo que habia durado rapidos 5 segundos para mi habian pasado como 5 largos minutos, podia observar como cerraba sus ojos y respiraba profundamente.

Puse mi mano en su hombro para calmarlo y decirle que todo estaria bien que sentia haber hecho eso, pues sabia que para el, ese pequeña, pero deliciosa rafaga de olor, habia logrado que se le hiciera agua la boca.

Senti los latidos de mi corazon acelerarse a la vez que movia mi mano lentamente para ponerla sobre su hombro.

- Estas bien?

Logre decir aquello en apenas un susurro.

- Dame un segundo si?

- Claro.

Abrio sus ojos para observarme y note que poco a poco estos se oscurecian, y que donde habian ligeras ojeras color lila, ahora habian ojeras grisaceas con pequeñas grietas moradas.

¿Estaba bien? Me preocupaba mucho verlo asi.

Vi mi reflejo en sus ojos, y vi el rostro de una chica aterrada ante lo que veia, y que aun asi se negaba a partir del lado de este chico al que tanto amaba, podria ser el un fenomeno, aun mas de lo que ya era ahora, y me negaria a irme de su lado asi estuviera en mis ultimos minutos de vida. Recordaba que mucho antes el primer dia cuando supe lo que era, habia decidido que sin importar lo que el fuese yo jamas me alejaria de su lado.

Movi mis labios para intentar hablar pero el fue mas rapido y puso su dedo indice en mis labios.

- Espera, ya pasara, lo siento por haber tomado esta reaccion, es inevitable cuando hueles de esa manera, podrias, ¿podrias soltar tu cabello amor?

- Creo que no hay ningun problema con eso

Logre decir de extraña manera ya que su dedo me impedia hablar del todo bien.

Solte mi cabello de nuevo. Me quede inmovil unos minutos mas, hasta que el se puso de pie, abrio sus ojos, castaños claro de nuevo, y me tomo de la mano para levantarme.

-Ya esta, listo, vamos levantate amor.

- Seguro que ya estas bien?

- Claro, lo siento por ponerme asi, ¿me perdonas?

- Como dices eso! Claro que si.

- Oh perfecto. Bueno amor, son las 7 creo que ya deberia irme, seguro tu madre quiere hablar contigo sobre todo lo sucedido hoy

- Oh vamos no puedo estar contigo un poco mas?

Pasaba la mayoria de mi tiempo con el, ya fuera hablando, haciendo cosas tontas, o ayudandome a hacer mi tarea, la mayoria de mi tiempo era dedicada a cristopher y cuando llegaba el momento de la despedida me provocaba no dejarlo ir y tenerlo para siempre conmigo.

- Te tengo una sorpresa.

Cambiaba de tema para hacer menos fastidiosa la despedida para mi, o eso suponia yo

- ¿Lo dices en serio? ¿ que es?

- Cariño, si te dijera, ya no seria una sorpresa.

- Una pista?

- Mmm bueno me parece algo justo

Comence a dar saltitos, una sorpresa, me encantaban! estaba ansiosa por tratar de adivinar que seria.

- Vamos dilo ya.

- Si quieres disfrutar tu sorpresa, te recomiendo que hoy te acuestes temprano.

De que hablaba? que tenia que ver mi sorpresa con acostarme temprano era tan tonto!

- No entiendo

- No tienes porque hacerlo simplemente como a eso de las 9 ya deberias estar intentando dormir para que te lleves una buena sorpresa si?

- Rayos no entiendo a que quieres llegar pero esta bien hare lo que dices

Hice la tipica señal que hacian los soldados cuando sus jefes daban alguna orden (si es que realmente era asi)

- Ahora ya, es hora de irme, recuerdas a las 9 en cama, ¿ esta bien señorita?

- Si señor. Debo decir que soy una mala persona por lo que hare ahora, pero no puedo resistirme, y se que en el fondo tu tampoco.

Moria por un solo, simple, y sencillo beso.

- Que preten..

No pudo terminar su frase ya que pase mis manos por su cuello abrazandolo, tuve que ponerme de puntitas, pues yo era bajita, y el un poco mas alto que yo, ya teniendolo en mis brazos precedi a acercar mi rostro poco a poco, para luego rozar suavemente mis labios con los suyos.

Habia durado menos de un segundo pero habia sido mas dulce que cualquier otra cosa en el mundo, amaba sentir sus frios y suaves labios pegados a los mios.

Era una sensacion inigualable, y si por mi fuera podria vivir besandolo, pero sabia que era realmente dificil para el, asi que preferia no hacer muy larga su tortura.

Lo que hizo luego de eso me tomo realmente desprevenida.

Saque mis brazos de su cuello, pero el fue rapido y me tomo en brazos, me cargo, para luego poner sus labios sobre los mios, y moverlos un poco. El beso duro poco mas de tres segundos, y me sentia sofocada, necesitaba un poco de aire aunque quisiese no despegarme de el, cuando me besaba de esa manera, mi mente se turbaba completamente dejando todos mis pensamientos confusos como si cuando sus labios se posaran en los mios liberaran uns especie de droga que me hacia perder un poco la razon.

Me bajo, y me senti realmente mareada, su dulce aliento, su olor que tambien era una exquisites me habia dejado sin habla.

- Seguro que no esperabas que te devolviera eso.

- N..n..no cr.cree..creeme que no

- Vamos ya en serio steph tengo que irme.

-Esta bien ya anda

Tome una gran bocanada de aire para poder hablar de manera correcta.

- Te veo despues.

- Esta bien te amo.

- No mas que yo.

Cerre los ojos un segundo para reponerme, y al abrirlos el ya no estaba.

Camine de regreso a casa, sin dejar de pensar en los ultimos segundos.

1 comentario:

  1. kiero saber ke es la sorpresa!!!!!!!!
    kreo ke stoi mas emocionada ke stephxD
    jajaja
    oooh!! me nkanta cris
    si si si !!
    es super lindo
    ke bueno ke kntinues kn la novela
    jajjaa
    bueno bueno
    bye!

    ResponderEliminar