sábado, 29 de mayo de 2010

Cap. 36 Tu novio no me agrada

-... Tu me gustas Steph.. Y mucho.

QUE? QUE RAYOS PASABA? 

Esto debía de ser una broma, tenia que serlo pues no encontraba nada pero nada coherente en esa frase.
Seguro estaba de bromas, pero y si no lo fuera? Que podría pasar si eso.. si eso fuese cierto?

- Que dices?

Vi en su rostro algo de preocupación, y quizá algo de ansiedad pero luego su rostro se volvió gracioso me enseño una gran sonrisa a mi parecer bastante fingida pero casi real. Era bastante buena leyendo expresiones.  

- Es una broma tonta. Acaso no puedo bromear?

Suspire un montón por dentro total y completamente aliviada, genial, era una broma lo sabia, no había manera de que eso fuese cierto . 

- Por un momento me asuste y pensé que era cierto. 

- y que hubiera pasado si eso hubiera sido cierto?

- La verdad.. No lo se. 

- Excelente respuesta ahora te parece si entramos a tu sala?

- Si genial..

Pasamos y nos sentamos en el sofá, como casi siempre, tenia un raro y extraño presentimiento en el fondo de mi pecho algo que me decía que había algo que no sabia del todo que me iba a causar problemas, decidí simplemente omitirlo y pasar a contarle las verdaderas cosas a Alejandro.

- Entonces que me tenias que decir?

- Que tengo novio

- Y que con eso?

- Bueno pues que no te podre ver tan seguido como antes y por eso no quiero que pienses que me alejare por estar molesta o algo así

-Oh ya veo, así que tu novio es de esos celopatas?

- Ni tanto, solo un poco. Pero le encanta que estemos juntos y también a mi. 

- Entiendo, pero igual te seguiré viendo no? 

- Si 

-Me parece bien, aunque tengo una pregunta..

- Si?

- Es tu novio aquel chico que vino el otro día? 

- Si es el, el pensó que tu y yo..

- Ah.. pues - lo siguiente que dijo fue rápido y casi inteligible, pero a duras penas logre comprender- Ojala fuera cierto. 

- Pues.. pero ya arreglamos los mal entendidos y estamos bien de nuevo. 

- Genial - dijo en tono sarcástico-. 

- Y pues ayer, no quise irme contigo pues el estaba allí y te observaba y se molesto por el simple hecho de verte allí, suele ser un poco sin paciencia de ves en cuando así que para evitar problemas decidí salvarte por así decirlo. 

En realidad si lo había salvado, si Cristopher perdía el control las cosas de veras podían salir mal, no era conveniente hacerle molestar. Y el podría buscarse la muerte, o salir gravemente herido cerca de el si se enfadaba, así que era mucho mejor mantenerlos separados para no intentar retar a la suerte.

- No me agrada eso, soy tu amigo no eres su posesión y puedo verte cuando quiera, siempre que tu quieras..

- No digas eso, no soy su posesión solo que tiende a ser un poco peligroso si se enfada y no tentemos a tu suerte.   

- Acaso podría matarme? No lo creo. 

En realidad si y mas rápido de lo que crees, pensé para mis adentros. 

- No pero, no quiero que se metan en problemas si? Dejemos esta conversación hasta aquí. 

- No lo conozco pero, no me agrada tu novio. 

- Basta Ale, podríamos cambiar el tema? 

Su rostro ceñudo y con gesto evidentemente alterado y molesto se relajo y me tomo dulcemente de la mano. 

- Como sigues de tu pierna? Faltan tres semanas. 

- Si lo se - esboce una gran sonrisa- Todavía falta pero ya ha desaparecido esa punzada molesta, y aun me pasa la pierna la siento un poco dolorida pero va mejorando, en una semana estaré de maravillas. 

- Me alegra saber eso. 

- Y luego podrías enseñarme a patinar? 

- Hablando de eso, desde el incidente no lo he hecho. Pero creo que si me prometes tener mucho cuidado podría enseñarte unos cuantos trucos.. 

- Claro que si lo prometo. Y porque no has vuelto a patinar?

- Pues porque he estado preocupado por ti. 

- Eso es muy lindo de tu parte, si no salgo mañana con Cristopher podrías patinar para observarte?

- Me parece genial. 

- Muy bien, ahora que te gustaría hacer?

- Pues no se tu pero tengo hambre que te parece si esta vez yo invito la pizza?

- Si se me antoja! Pero antes déjame ver a mi hermano esta enfermo. 

- Esta bien 

Fui hasta el cuarto de Joshua, y este estaba cubierto con su sabana viendo su películas. Me senté al lado de su cama.

- Hola cariño - le di un beso en la frente que estaba un poco caliente- como te sientes?

Este hizo pucheros lo que me exprimió totalmente el corazón, ver a una personita de tal ternura en ese estado me deprimía.

- Steph, hermanita me siento mal. 

- Hay amor, ya has tomado los medicamentos que te ha indicado mama? 

- Si pero la fiebre viene y va.

- Me temo que tendremos que llevarte con algún doctor a que te vea. No soporto verte así. 

- Lo se, lo se, con quien estas allá afuera? 

- Con Alejandro, te manda saludos. 

- Oh dile que yo igual, oye puedo pedirte algo?

- Lo que quieras pequeño. 

- Abrázame. 

Eso había sido tan tierno, el era por naturaleza una especie de persona a la que cuando necesitabas amor podías acudir sin pensarlo dos veces, yo lo adoraba por completo. 

- Claro que si. 

Le di un gran gran abrazo, y luego le di muchos besos.

- Gracias

- No hay de que, ahora dame una sonrisa si? 

- No puedo.

- Seguro?

Comencé a hacerle cosquillas, y este comenzó a reír. 

- Si pude.

- Te lo dije. Ahora voy a salir, si quieres ven conmigo veremos una película.

- No prefiero quedarme aquí.

- Esta bien pequeñín, si necesitas algo, lo que sea solo llámame y vendré si?

- Esta bien. Creo que dormiré un poco mas.

- Dulces sueños entonces. 

Le di un dulce beso en la frente, y salí hacia la sala. 


Tomamos una buena película de comedia y la vimos en la sala mientras comíamos la pizza. Rato mas tarde como a eso de las 4 pm Tuve que decirle que tenia tarea y aquello no era para nada falso, desde que había vuelto al colegio habían cosas que se me complicaban, y por no haber estado en las clases me confundían muchísimo.

- Bueno Ale, la pase genial gracias una ves mas por estar para mi, pero ahora lamento decirte que tengo que dejarte ir, tengo muchas tareas por hacer.

- Esta bien linda, yo también tengo que acompañar a mama a hacer cosas hogareñas ya sabes.   

- Diviértete. 

- Igual tu. 

Me dio un beso a la mejilla que me confundió por estar tan cerca de mis labios. Me dedico una linda mirada y salio. 

Justo ahora me sentía tan confundida que no sabia que podía ser cierto y que no, existía de veras una posibilidad de que yo, yo Steph le gustara a Alejandro? Pues claro que las había, el era una persona y yo también, y las personas tienden a gustarse, claro que era posible, simplemente yo no lo veía de esa manera y por lo tanto me negaba rotundamente a aceptar esa posibilidad.
Y que pasaría si eso fuese así?
Ahora una enorme confusión rondaba y mente y no sabia que hacer con eso.
Destartalo de tu mente Steph, simplemente hasta que no confirmes esa posibilidad sigue negándote a creerla.

Joshua me preocupaba así que decidí prepararle un te de limón caliente, quizá, eso lo ayudaría al menos a descansar.
Lo prepare rápidamente, y lo lleve a su cuarto. Luego fui hasta mi habitación y comencé con mis deberes, tenia muchos y la mayoría me confundían un montón. 
Tome mi reproductor lo conecte a unas cornetas para que sonara fuerte y puse a sonar música de piano para relajarme un poco y concentrarme en lo que tenia que tratar de comprender.
Luego de unos minutos me moleste conmigo misma, pues no entendía casi nada y me enredaba un montón al intentar realizar mis tareas. Así que puse mi almohada favorita encima de mi cara y pase a concentrarme únicamente en la música, solo tenia encendida ahora una pequeña luz de escritorio que alumbraba suavemente  , no tenia mas nada que hacer, y dejándome llevar por los suaves susurros de las teclas de la hermosa pieza de piano que sonaba me quede dormida.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Chiicaaas! Hola hola!! 
Lo siento con toda mi alma se que soy mala persona por no publicar antes, mil disculpas de verdad...
ando super full!


Y ayer no publique por andar siendo adolescente... jaja salir con amigos y eso.. 
En fin aqui esta, en la noche vere si mi mente da para subir el proximo


Gracias por su paciencia y su tiempo


Las adoroo! 


viernes, 21 de mayo de 2010

Cap. 35 Tengo novio

Desperté por el amanecer, la luz matutina, todavía en tonos naranjas me hizo despertar.
Frote mis parpados para ver bien, y al sentarme en mi cama, al pie de esta estaba Cristopher observándome con una mirada dulce sonriendo. 


- Buenos días - Dije con un poco de sueño todavia.


- Buenos dias amor mio, como amaneces?


- Con sueño pero creo que bastante bien, tu como estas?


- Pues feliz claro. 


- A que debe tu felicidad? 


- Pues quien no estaría feliz observando durante 8 horas dormir a su amor. 


- Es muy temprano para hacerme sonrojar Cristopher.


- Lo se, pero no importa con la luz naranja sobre tus mejillas te ves aun mas hermosa de lo que ya eres. 


Definitivamente era algo temprano para esto. Steph es miércoles, debes vestirte hay colegio.


Me tuve que recordar que aunque quisiera no podía quedarme aquí solo mirándole por toda la mañana tenia cosas que hacer. 


- Ehm Cris..


- Lo se, lo se minutos de necesidades humanas, yo stem, te gustaría algo en especial para desayunar?


- Que dices?


- Que mientras estas arreglándote para ir a clases puedo ir por mi auto y también comprarte algo de comer. 


- No es necesario, me preparo algo abajo, al rato si es que mama no me hizo ya el desayuno.


- Vamos sáltate la comida de mama por hoy déjame ser lindo para ti.


Lindo? esa palabra se quedaba tan corta ante todo lo que el era. 


- Bueno pues, creo que no me vendría mal.


- Que se te antoja?


- Pues.. Un sándwich de queso y jamón, y amm un te frió con durazno?  


- Excelente, te de durazno uno de mis favoritos anteriormente, en unos minutos regreso si? 
Te amo linda. 


Me dio un beso tierno en la mejilla, cerré mis parpados por unos segundos y al abrirlos ya no estaba. 


La historia de mi vida, llena de apariciones y desapariciones extrañas. 
A esta altura, enterarme de que mas cosas que creía ficción eran ciertas realmente no me sorprenderían, no teniendo un novio que solo consumía sangre y tenia algo así como poderes mentales. Excelente. 


Me estire, y luego de eso pase a arreglarme para ir al colegio, hoy me sentía mucho mejor, notaba una excelente mejora en mi pierna pues ya no estaba esa molesta punzada que con los días había ido disminuyendo, ahora podía levantarme y caminar algo sin la ayuda de las muletas suponía que dentro de unos tres días podría andar perfectamente sin las muletas. Aunque claro por ahora luego de unos diez minutos en pie, me cansaba y tenia dos opciones, buscar mis muletas y darles uso, o descansar un poco y volver a caminar, lo consideraba como algo de mi propia "rehabilitación" no quería sentirme torpe y dependiente de aquellas cosas tan molestas de madera.


Hoy extrañamente me sentía mas hermosa que en días anteriores, no era una reina de la belleza pero tampoco era descuidada conmigo misma, me gustaba aveces maquillarme un poco para verme diferente, pero hacer conmigo cosas no muy llamativas cosas lindas y sencillas que me hicieran sentir bien a mi y solo a mi. Pues aunque siempre intentaba dar una buena impresión no me importaba mucho lo que pensaran los demás sobre mi aspecto. Que buscasen mejor oficio ocupándose en sus asuntos. 


Me deje el cabello suelto pues hoy había amanecido con lindas ondas, me puse el flequillo de lado y sujete una parte con un lazo rojo. 
Sabia que si iba a desayunar en pocos minutos era una perdida de tiempo pintar mis labios pues luego de comer allí no habría nada, pero que podía perder? No hacia mal que por una vez Cris me viera de veras linda.


Tome una linda pintura, casi nueva, ya que era muy raro cuando la usaba, y la pase suavemente por mis labios de modo que el color rojizo claro y brillante (muy bonito por cierto) se viera no mucho  pero aun asi resaltara en mi rostro.


Me vi en un pequeño espejo de mano que tenia en mi tocador. No tenia un gran espejo en el tocador pues me espantaba dormir con grandes espejos donde pudiera imaginar cosas que no estaban al despertar medio dormida a mitad de la noche. 


- Bueno, nada mal, te ves distinta hoy si que estas linda y no quiero ser una presumida- Me dije a mi misma. 


Debía bajar para decirle a mi madre que no tenia hambre, pues quizá le pareciera sospechoso que no desayunara algo rápido antes de irme al colegio, y pensaría que estaba enferma y no me convenía que estando en mi habitación con cristopher en medio de un romántico desayuno abriera la puerta y se encontrase con todo aquello, simplemente era algo que no debía suceder, así que decidí tomar mis precauciones y decirle que simplemente no me apetecía nada para ahora, mire mi reloj en el tocador. 6:30 am.
Perfecto tengo una media hora para desayunar, y unos diez mas para llegar al colegio. 


Fui hasta la cocina, y salude a mama.


- Buenos días Mami.  


- Buenos días mi amor. - Tenia una notable expresión preocupada- 


- Todo bien? - Dije mientras tomaba mi vaso de leche que mama ponía para Joshua y para mi todos los días en las mañanas en el comedor. 


- No lo se hija, tu hermano sigue con fiebre, te pido que hoy en cuanto llegues de clases me informes de su condición ya me preocupa.


- Claro mama, no hay problema con eso pero que es lo que tiene?


-Ha tenido fiebre toda la noche, y ahora gracias a dios le ha bajado, pero sigue con algo de fiebre, Me esta preocupando Steph. 


- Oh que mal, quizá sea solo un virus y debería dejar que todo pase normalmente, mama aveces estas cosas son de unos días y se pasan creo que deberías esperar al menos un día mas antes de llevarle a algún doctor, yo puedo estar pendiente de el mientras. Te parece?


- Me parece genial, siempre tu tan considerada y linda con tu hermano gracias linda. 


- No hay de que, ya sabes que lo amo. 


- Lo se, quieres algo de comer ahora?


- Pues la verdad, ahora mismo no, pero llevare algo en el bolso por si me da hambre luego.


- Esta bien.


- Yo iré a mi habitación para terminar de alistarme 


- Estupendo linda te quiero.


- Y yo a ti.




Fui hasta mi habitación y al abrirla pues claro me lleve con la sorpresa nuevamente de Cristopher, al pie de mi cama, con una linda bandeja de colores en la que estaba el desayuno que yo había pedido. Mas una linda rosa. 


- Buenos días de nuevo amor de mi vida. 


- Rayos, repito que es algo temprano para hacerme sonrojar tanto.


- Y yo repito que me encanta ver tus mejillas sonrojadas y mucho mas a la luz del amanecer, ven siéntate conmigo y disfruta de tu desayuno. 


- Cristopher, eres tan atento tan lindo y hermoso, como lo haces?


- Que cosa? Si es por el desayuno no ha sido gran cosa lo que sea para demostrarte mi amor. 


- No, no eso, aunque muchísimas gracias el detalle esta muy hermoso. Me refería a, como haces para que cada segundo te ame mas?


Se quedo perplejo. Y al cabo de un medio segundo lo tenia a unos cinco centímetros de mi.


- Yo no hago nada, simplemente cuando te tengo a mi lado, los segundos pasan volando y no quiero perderte así que haces que saque mi lado mas tierno con cada mirada y cada ruborizado de tus hermosas mejillas, y cuando mueves tus labios de esa manera - dijo intentando imitar un movimiento que hacia con mis labios cuando le tenia cerca, era algo inconsciente que hacia- todas las simples y pequeñas cosas que hacen que seas tu, todo es especial todo me inspira a hacerte cosas hermosas, a intentar enamorarte cada día, para intentar tenerte a mi lado para siempre. 


Sin saberlo mis lagrimas comenzaron a desbordarse de mis ojos y corrieron a mis mejillas, perfecto Steph, tan temprano y ya llorando, excelente, seca tus lagrimas ahora.


Hice lo que pensaba las seque y el me dio un tierno beso en la mejilla.


- Por cierto ese labial te queda precioso hoy estas realmente mas hermosa que nunca.


- Oh rayos como te amo. 


Me lance a sus brazos quedando en puntitas y aferrándome a su cuello.


- Ok, ha sido suficiente ternura, no vayas a hacer que me ponga mas cursi de lo normal, ahora vamos come para llevarte a clases. 


- Me parece cierto - dije riendo y secando el resto de mis lagrimas de felicidad- Pero aun así muchas gracias por quererme de esta manera aun sabiendo que no tengo nada a cambio para ti, Gracias. 


- Te prometo que este tema sigue en la tarde pero ahora quiero que comas si amor?


- Esta bien, esta bien, vamos a complacerte. 


Me senté al pie de mi cama y comencé a comer. No era exagerada, al menos no tanto, pero esto, esto estaba delicioso, parecía ser el mejor sándwich de jamón y queso que había comido en toda mi vida.


- Te gusta?


- Esta genial, gracias.


- No hay de que. - Se inclino para besar mi frente y luego fue a mirar por mi ventana. 


Termine mi sándwich y luego mi te de durazno, tome mi Bolsa y me la colgué de un hombro mientras que olfateaba el dulce olor de la rosa, la cual quedo en mi tocador al lado del espejo de mano. 


- Bueno estoy lista podemos irnos. 


- Ehm, si yo te espero a una cuadra para que tus padres no te regañen.


-Allí te veo. 


Cristopher salio sigilosamente por la ventana, y antes de salir tome mi celular y vi que tenia un mensaje. 


Mensaje de ale 6:53 am : 


Buenos días linda, espero que estés bien, hoy si puedo pasar por ti? creo que tienes algo que contarme, en fin respondeme. Te quiero. 


Que mala amiga que era, apenas había pasado un día desde que había arreglado las cosas con Cristopher, y ya había olvidado por completo a aquel buen amigo que me había ayudado y soportado durante mis días monótonos de reposo. 


Pensándolo bien, esta tarde le contaría todo, absolutamente todo, para que se quitara las preocupaciones y no tuviera luego que andar buscando tontas excusas cuando estuviera con Cris y pudiese haber dejado plantado a ale. De camino al colegio hablaría con Cris, y le explicaría que hoy tendría que hablarle a alejandro que no era nada de preocupación simplemente tenia que explicarle que mi novio había regresado para que no se preocupara tanto por mi y dejara el tema de mi seguridad a un lado.  


Le respondí: 


Mensaje para ale: 6:58 am 


Buenos días Ale, estoy muy bien gracias y tu? Ehm yo te aviso al rato tengo que hablarte de algo importante es cierto, pero déjame hacer unas cosas y te digo si? al rato te digo, ten un buen día te quiero. 


Pase por el cuarto de Joshua, toque su frente y estaba un poco caliente - Pobre- Dije para mis adentros, le di un beso y fui a despedirme de papa y mama. 


- Bueno, me voy, nos vemos. 


- Adiós linda ten un buen día. - Dijeron los dos uno seguido del otro- 


Salí, y me apresure a entrar al auto de Cris, tenia su olor impregnado por todo el pequeño pero a la vez gran lugar. 


- Cristopher?


- Si?


Ya íbamos en camino y llegaríamos en dos minutos debía hablar ahora. 


- Pues, te iba a pedir que hoy no pasaras por mi, es que tengo que hablar con alguien.


- Ah si?


- Pues si


-Y con quien hablaras?


- Pues con alejandro


- A el... 


- Si el, pero no es nada solo quiero que se entere de que ahora no podre pasar mucho tiempo con el. Para que no se preocupe creo que es un tanto celoso con las amistades. 


No era mentira aquello, tenia pocos días de haber conocido a Ale pero si de algo estaba segura era de que lo de que tenia novio no iba a agradarle mucho. O al menos eso pensaba. 


- Bueno me parece bien que sepa que somos novios, así no se entrometerá, esta bien, pero puedo pasar el sábado contigo? 


- Me parece genial. 


- Esta bien.


Estaciono el auto al frente de la entrada del colegio, en la puerta buscando cosas interesantes que ver como siempre estaba alex, charlando con nat. 
Y su cara de asombro cuando nos vio juntos no había sido nada normal. 


- Bueno amor aquí estamos, espero que hoy tengas un buen día. Cuídate por mi si? 


- Con gusto, y gracias por traerme. 


Me acerque a el para besar tiernamente su mejilla y baje del auto. 


- Espera acércate - decía mientras bajaba el vidrio- 


- Si? - Dije acercándome. 


- Te amo 


- Yo también a ti, y mas de lo que podrías imaginar. 


- Anda ve ya. 


Entre al colegio y como era de esperarse el bombardeo comenzó


- Por dios Steph! Como es posible que no me hayas dicho nada! Que ha pasado? Este chico es un fantasma a que si?  


No estaba dispuesta a soltarle todo lo que había sucedido simplemente no. 


- Alex, alex, alex, espera si? No me gusta hablar de estas cosas responderé a las preguntas que se que hay en tu mente, si si somos novios, si el me ama, no no es fantasma y tampoco me engaño se fue por asuntos familiares, ahora volvió y estamos juntos de nuevo punto y final de acuerdo? 


- Wow, bueno gracias por decirme lo que quería saber. Ya se que no te gusta contar eso Steph no es necesario que lo digas es solo que me sorprendió mas nada. 


- A mi la verdad no me sorprende. Dijo Nataniel con voz y miradas desinteresadas- El tipo va y viene a placer ya ven dos veces no me sorprendería que lo siguiera haciendo muchas veces mas. 


- Nat, cállate, no digas eso si? Yo te quiero y no tengo ganas de discutir y menos contigo si piensas cosas malas de el no lo digas frente a mi, no me gusta escucharlas. 


- Esta bien lo siento cariño. 


Sono el timbre. Y fuimos a clases. 


El día transcurrió normal sin muchas novedades salvo por las miradas asesinas que ahora nos dirigía Briggite a alex y a mi. Ahora Barbara era completamente una de ellas, iba bañada en perfume, uno bastante que fuerte notablemente no para ella, su aspecto había cambiado radicalmente aunque sabia bien que debajo de todo ese polvo, maquillaje y actitud de superioridad estaba la chica amable que había conocido al principio. 


El recreo fue rápido, no hablamos mucho, el tema de conversación se había centrado en nat, que estaba interesado y agradecía a dios por eso, en una chica del 5to año y que al parecer ella también coqueteaba con el. Eso me hacia alegrar mucho, nat era un chico muy lindo y tierno merecía a alguien genial.


A la salida, estaba algo nerviosa, había pasado casi todo el día intentando pensar en una forma adecuada de decirle a Ale todo.  


Allí estaba el al otro lado de la calle esperando con brazos cruzados mirando, hacia el cielo. 
Me acerque silenciosamente. Le hice cosquillas y el se sorprendió bajando la mirada y riendo. 


- Hola extraño 


- Hola extraña 


- Como estas?


- Pues no me quejo bastante bien.


- Y tu pierna?


- Mejorando, tu como estas?


- Bastante bien. 


- Bueno, vamos si? Es que tengo que cuidar a Joshua esta algo enfermo 


- Oh ya veo, claro vamos. 


Mientras caminábamos note que me miraba mucho. 


- Que pasa?


- Que pasa de que?


- Porque me miras tanto?


- Eso hago?


- Ya lo creo


- Es algo inconsciente, aun así, te molesta? 


- Bueno la verdad no. 


- Genial


Esto se tornada extraño. 




- Oye que paso ayer podrías contarme?


Listo Steph, suéltalo. Estábamos en puerta de mi casa justo al frente. 


- Pues antes de contarte, Ale..


- Si ?


- Yo tengo novio. 


Su rostro sorprendido no sabia como reaccionar, no notaba signos de felicidad por ningún lugar, mas bien notaba preocupación. 
Lo que daría por saber que pensaba ahora. 


- Ah vaya eso si que no me lo esperaba.... 


- Porque lo dices?


- Bueno Steph, antes de que digas algo mas, yo tengo que decirte algo, no lo tomes a mal, no te alejes de mi, solo sigue siendo mi amiga pero quiero que sepas que..


- Que?


- Tu me gustas y mucho 


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


No me maten! Lo siento el cole me ha tenido full, siempre escribo en la semana, pero no me da tiempo de publicar.. aun así aquí esta.. 
Espero que les haya gustado. 
Que creen?


Que les parece lo de Alejandro? Comentten! 


Espero que les haya gustado!


:D 


Steph 














domingo, 16 de mayo de 2010

Cap. 34 Pesadilla

Solo fui capaz de decir

-¡Cristopher!

Estaba en medio de mi habitación sentado, en medio de un corazón.. hecho con ROSAS!
Era tan hermoso.. No eran simples pétalos de rosas, eran rosas rosadas, completivas, hermosas, que formadas hacían un lindo corazón, adentro de este habían unas lindas velas que desprendían aquel extraño aroma floral, y Luego al pie del corazón habían letras de chocolate que decían:

U N A  V E Z  M A S  P E R D O N A M E

Al verlo se me aguaron los ojos, y sentía las lagrimas tan cerca, nadie jamas había hecho algo tan bonito por mi. Jamas. Y nadie conseguiría superar esto que acaba de hacer el.

Se acerco a mi con lentitud y tomo mi mano.

- Ya se que ya me perdonaste pero... Me perdonas?

- Oh cristopher, esto es tan hermoso!

- Tu mereces esto, y muchísimo mas.

- No hay nada que deba perdonarte - decía entre lagrimas- al contrario tengo tanto por que agradecerte.

- No llores linda, te lo pido, porque lo haces?

- Pues, porque nadie jamas había hecho algo tan lindo por mi.

- Ven aquí.

Seco mis lagrimas y Me recosté en el hueco de su hombro y lo abrace contra mi con todas mis fuerzas aunque lo mas seguro era que el no sintiera esto.

Me puse de puntitas y roce mis labios con los suyos por un segundo. Y luego volví a abrazarlo. Como quería que ese momento durara allí por siempre.

Levanto mi rostro por la quijada, y sin quererlo bostece.

- Oh, oh señorita creo que es su hora de dormir.

- No quiero

- Ah no?

- No

- Pero porque? acaso no tienes sueño ya?

Si tenia sueño, pero eso no era tan importante como observarle.

- Pues si pero prefiero observarte.

- Mmm no señorita, mañana tiene colegio y debe recuperar energias para tener un cerebro bien inteligente para sacar buenas notas.

- Claro papa.

- Por una ves dejame hacer algo bueno por ti

- Es que ni me dejaras disfrutar de mi sorpresa? Ademas que pasaria si mama o papa o joshua entran y ven todo esto?

- Tienes razon, pero es hora de que duermas.

- Vamos cristopher!

- Steph te lo pido.

Como negarme a esa mirada? aveces pensaba que el tenia uno de sus dones hipnotizantes pues con solo mirarme profunda y fijamente me convencia de hacer lo que el quisiera.

- Bueno, esta bien. Pero que pasara con mi sorpresa?

- La recogere y mañana de nuevo la tendras te parece?

- Bueno vale, espera.

Se iria?

- Que pasa?

- Te iras?

- Es tu hora de dormir , y no creo que quieras que me quede.

- Pues pasa que es exactamente eso lo que quiero

- Que me quede?

-Si

- Pero no te molesta?

- Hay alguna razon para que me moleste?

- No lo se, tu dime

- La verdad no

- Entonces que quieres que haga

- Quedate aqui, duerme conmigo

- Pero yo no duermo.

Cierto, la mayoria del tiempo no le veia como Cristopher el vampiro chupa sangre aterrador, sino como Cristopher el muchacho normal que tanto me gustaba y que tanto queria asi que cuando me recordaba que el no estaba precisamente vivo me sorprendia y luego recordaba. "Claro steph el es vampiro"

La verdad era que, no hablabamos mucho de ese tema, el no me contaba nada al respecto y yo tampoco preguntaba. Aunque cuando empezaramos a salir de nuevo estaba segura de comenzaria la formulacion de preguntas extrañas por mi mente.

-Ah lo siento, no.. No recordaba.

- Esta bien, entonces me quedo?

- Si

- Bueno

- Lo se steph ahora acuestate.

Me acoste en mi cama, y el apago la luz, me cubrio con mi edredon y comenzo a acariciar mi cabello, poco a poco mis parpados se iban cerrando solos.
Medio dormida, pero con algo de energia logre decir

- No quiero dormirme

- Pero si ya no falta nada para que lo hagas

- Es que no quiero despertar y no encontrarte a mi lado como la ultima ves.

Me abrazo con dulzura su piel comenzaba a ponerse algo fria.

- No digas eso, escuchame bien, prometo estar aqui en la mañana cuando despiertes. Prometo verte despertar, y prometo darte un beso de Buenos Dias.

- No me falles.

- Nunca mas lo prometo

- Gracias.

Me dio un beso en la oreja, y siguió acariciando una parte de mi mejilla y mi cabello.
Y pocos minutos mas tarde, me vi en esa negrura deliciosa que tanto me encantaba, esta negrura era aun mas exquisita por el aroma que impregnaba aquel inmenso espacio negro, y una voz lejana, lejana pero que estaba allí presente, sin duda.

- Te amo

Era su voz.. Corrí por mi inmensa negrura, y mis piernas casi podían volar, corría a una velocidad tan grande y nada podía detenerme apenas sentía una superficie solida simplemente corría y corría sin parar sin sentir uno solo de mis músculos tensos o cansados.

Era como un gran túnel infinito, donde allá a lo lejos, al final, pude ver un punto de luz.

Estoy tan cerca, corre mas steph estas por lograrlo. Cada vez el punto de luz se iba haciendo mas grande y cuando llegue al final suspire.

Era un parque, se veía como esos parques, esas plazas antiguas llenas de flores amarillas en pleno otoño regadas, olia a flores frescas, a sol, a frescura, a felicidad.

No habia nadie mas alli, creo que no habia ningun problema en hacer el ridiculo, y si alguien me veia pues este era mi sueño no importaba.

Alce los brazos y comence a dar vueltas riendo. Era tonto, incluso ridiculo pero no habia cosa que me diera mas gusto en ese momento, era un momento perfecto, me fije y no habia yeso, era libre y con mas razon estaba feliz de dar vueltas sin parar. No me mareaba para nada, excelente.

- Como me encanta que seas feliz te amo tanto.

Esa linda voz que estaba lejana e invisible pero que seguia presente sin duda alguna.

- Lo se, soy tan feliz, ahora nada podria ser mejor.

- Un miedo oculto, e inexistente aun en tu mente persistira y a partir de esta noche o quiza algun dia pero guardaras temor.

- Que dices? - Decia sin dejar de dar vueltas con una linda falda ancha que llevaba que al dar vueltas volaba creando una forma realmente hermosa parecia una margarita, sentia mi cabello muy largo aunque en realidad era corto- No tengo miedo a nada ahora, ahora soy feliz.

- Todo a su tiempo preciosura, solo ten cuidado.

No le di ninguna importacia a esa tonteria.

- Claro como digas - dije riendo-

La voz presente se callo. Pero sentia su presencia alli, pare de dar vueltas y decidi dar una vuelta y ver mejor el hermoso lugar, comence a caminar y algunos arboles aun frondosos otros afectados por el otoño, una familia de ardillas que recolectaba nueces, y algunos pajarillos celebrando con melodias relajantes.

-Apresurate, detenlo.

La voz sonaba nerviosa, no sabia porque razon todo estaba bien.

- Que cosa

- No dejes que le haga daño

- Pero que dices no entiendo?

- Corre steph CORRE

- Hacia donde debo ir?

Comenzaba a alterarme la voz parecía asustada como si yo debiera de detener algo, rápido, algo malo, y también su voz era como una orden algo que debía de hacer por mi propio bien y a la vez por obligación.

- Corre solo corre.

Comencé a correr en ninguna dirección en realidad, simplemente obedeciendo el mandato de la voz hermosa.  Me detuve un momento pero no por estar cansada por que me sentía con mas energía que nunca, sino porque en el cielo habían cambios sombríos, donde estaba ese sol inmenso, brillante y hermoso, ahora había una luna gris y sombría, no era una luna hermosa, era una sombría. Las nubes casi transparentes que cubrían el dulce azul del cielo se volvieron grises casi negras poniendo todo oscuro y con un ambiente realmente tenso.

- Que esta pasando?

La voz siguió callada, y yo seguí corriendo hasta que vi lo que la voz quería que viera a lo lejos en el parque que ahora no era hermoso sino fantasmal cerca de un callejón sin salida había un chico, y una chica, me acerque con cuidado pues parecía que las cosas no iban muy bien que se diga entre ellos.

Estaban hablando, no estaba tan cerca pero tampoco tan lejos, aun asi extrañamente podia escuchar a la perfección su conversación y yo parecía ser invisible ante ellos. Asi que me acerque mas, pero siguieron sin notar mi presencia.

- Esto no me esta gustando..

- No tiene porque gustarte pero lo haré lo mas agradable posible.

- Aléjate, comienzas a asustarme.

- No temas, seré rápido

- Creo que me iré.

La chica era borrosa no podía verle bien su rostro, quizá era yo, o ella, o el paisaje macabro, no lo sabia pero de ver mejor estaba segura de que ella se parecería mucho a mi.Al chico si no podía distinguirle para nada.
Al parecer ella quería irse, pues el le haría algo malo, pero el no la dejaba.
Quizá debería intervenir. La chica comenzo a marcharse pero el fue mas rapido y la puso contra la pared y creo una pequeña jaula con sus dos largos brazos.

- A donde crees que vas?

- Comienzas a ponerme nerviosa dejame marcharme, te lo pido.

- No lo haras, solo dejame probar.

- No

- Porque? Apuesto a que sabes muy bien, el me lo ha dicho.

- Tu no sabes nada, dejame o gritare.

Corri y me puse al lado del chico y comence a gritarle

- ¡DEJALA! ACASO NO VES QUE QUIERE IRSE?

Mis gritos sonaron demandantes y fuertes, pero ninguno de los dos parecia escuchar. Que rayos era esto?
Toque su brazo pero cuando quise agarrarle fuertemente note que mis manos traspasaban su cuerpo como fuese aire, o arena, o incluso agua, era algo inexplicable, no era solido como debia de ser un brazo normal, yo lo traspasaba y eso me habia espantado.

- Grita todo lo que quieras no hay nadie por aqui.

La miro fijamente y ella parecia no poder apartar la mirada de el, dejo de protestar y siguio mirandole.

- Tu quieres darme de tu sangre

- ¡¿Sangre?! -Pense para mis adentros- Para que rayos el queria de su sangre.

Lo pense un momento y luego todo encajo, el era un vampiro, el era el cazador y ella su presa, y estaba a punto de devorarla, la voz me habia advertido yo debia actuar.

Tome a la chica por los brazos aunque sintiera el frio concreto pues mis manos traspasaban su piel..

- Debes reaccionar, usa toda tu fuerza, huye el te matara, debes irte, apresúrate!

Le dije un montón de cosas para que reaccionara y escapara de los brazos de su cruel depredador. Pero ella seguía viéndole fijamente como si su miedo hubiera desaparecido.

- Puedes tomarla.

- Seguro? No gritaras?

- Me has dicho que nadie me escuchara de nada vale

Parecía un zombi, la estaba hipnotizando. Y yo no podía hacer nada, en ese momento debía actuar pero no podía hacer mas quedarme viendo esperando su reacción y su huida, pero simplemente no ocurría.

- Excelente, prometes disfrutarlo y quedarte quieta, en unos días me lo agradecerás pequeña.

- Lo prometo, confió en ti.

- Pero que dices? Estaba alterada, quería hacer algo pero no podía, quería ayudarla pero era incapaz de hacerlo, ni podía saber de ese lugar sin saber que pasaría con esa chica, quería ir a buscar ayuda pero el lugar estaba oscuro y solitario, no se escuchaba mas que mis gritos y la conversación de el vampiro y la chica que hacia eco hasta un lugar seguramente lejano.

Mire como el chico sonreía y dejaba ver unos grandes colmillos puntiagudos, sus ojos estaban negros como el carbón, seguramente su piel estaba helada, paso la nariz por el cuello de la chica aspirando su aroma, y suspiro satisfecho con el banquete que se daría...

- QUE  DEBO HACER PARA DETENER ESTO? DÍMELO!

Le gritaba a la voz callada que se encontraba en algún lugar. Pero no respondió. Las lagrimas comenzaron a correr por mi rostro y la desesperación de apodero de mi.

- YA BASTA DÉJALA EN PAZ, déjala, déjala, déjala - Lograba decir en susurro sordos pues las lagrimas no me dejaban hablar bien.

Vi que sus dientes se enterraron aterradora pero delicadamente en la yugular de la chica con una precisión exacta, y lo vi degustando su sangre. Ella salio de su trance un poco pues sentia el dolor pero seguia mirando al frente fijamente, aunque ahora estaba sollozando de dolor.

- Me haces daño - decía-

El se detuvo para responderle y vi correr de dos agujeros no muy grandes de su cuello un liquido al parecer denso de color rojo escarlata que iba bajando por su cuello.

- No falta mucho lo prometo.

Volvió a su cuello la chica se aferraba a la camisa del vampiro gimiendo de dolor.

-NOOOOO - grite llorando aun mas fuerte- Pero nadie me escuchaba.
Corrí a lo lejos lo mas rápido que pude por si veía a alguien que pudiese ayudarme, pero estaba tan solitario todo.

Volví para ver que pasaba, y el ya había terminado de degustar su sangre, y ahora depositaba su cuerpo con delicadeza en el piso. La mirada perdida de la chica se cerro, parecía muerta, pues estaba inmóvil y realmente          
pálida, pero suspire de alivio al ver que aun respiraba por el movimiento irregular pero constante de su pecho.

Me acerque a ella y vi que su mirada era igual a la mía, yo tenia un lunar muy peculiar en la mejilla izquierda y la chica también lo tenia, esto me estaba confundiendo mucho , escuche su corazón, latía, erraticamente, pero latía.

El chico rio, y se marcho. Y le mire con la mayor rabia posible, como podía existir un ser tan espantoso que hiciera esto, no podía entenderlo, comprendía su necesidad de alimentación y sus grandes tentaciones pero eso no significaba que tenia que quitarle la vida a una chica humana, a una chica inocente.

De pronto fue como si pudiese tocar a la chica, y no traspasar su piel como el agua o la arena, quizá ahora si podía ayudarla de alguna manera.
Pude sentir el frió y la rigidez de su piel. Temía que muriera en mis brazos.

- Quédate tranquila, por favor no mueras yo encontrare la manera de ayudarte.

Ella intento alzar una mano ahora que sentir mi presencia pero se encontraba tan debil que no funciono su intento y solo pude ser capaz de mover unos cuantos dedos suavemente. Luego de eso su cuerpo comenzo a desaparecer, a perderse de nuevo como la arena en el aire, y no quedo rastro de ella ni de su sangre que antes se encontraba derramada en un pequeño charco a mis pies.

Comence a llorar de nuevo, preocupada, asustada por todo lo que acababa de ver, ¿Como era posible que existiera tan crueldad en el mundo? El chico regreso y esta vez pudo verme, se planto ante mi y sus ojos ahora azules como el antiguo cielo que reinaba en el hermoso parque ya inexistente me dedicaron una mirada macabra, sus colmillos se asomaron por sus comisuras enseñando una sombria sonrisa que hizo que se me pusieran los pelos de punta.

- Ves? Comienzas a sentirlo por tu sistema? Te dije que todo esto te encantaria, me lo agradeceras, lo se.

Algo estaba mal conmigo, comenzaba a sentir cosas extrañas que realmente comenzaban a aterrarme. Senti un ardor en mi garganta como si llevara dias sin beber agua y la necesitara en grandes cantidades ahora mismo, ya.
Pero no era agua la imagen que tanto anhelaba y que estaba ante mi mente. No. Era algo que al verlo en mis pensamientos me hizo desear golpearme.
Era Sangre, Sangre roja, color escarlata, densa, suave, deliciosa, y caliente, bajando por mi gargante complaciendo mi necesidad.

Gemí ante mi pensamiento por el terror, y luego sin pensarlo me agazape de una manera en la que jamas había estado, me sentía un depredador.

- No te asustes pequeña, mírate!, estas hecha toda una hermosura.

Mire mis manos y me aterre al ver el color blanquecino como la cal donde antes habían lindos brazos bronceados y no blancamente aterradores. El chico aun con el rostro borroso me enseño un espejo y vi lo que me hizo enfadar aun mas.
Esa chica en el reflejo del pequeño espejo de mano me miraba con ira, era hermosa, muy hermosa, sus facciones eran perfectas y delicadas, sus labios estaban llenos y rojizos, sus mejillas a pesar del color blanquecino mantenían un poco de rubor y esa forma tan peculiar añadiéndole el lunar que me hacia ver y termina de afirmar que era mi reflejo el que veía.

- No, no, no, no y yo.

Escuche mi propia voz y me sobresalte lo que hizo que mi espalda se arqueara dejándome completamente erguida en menos de un minuto. Esta era suave y delicada, perfecta, hermosa.

- Que acaso no te gusta? Eres un verdadero caramelo, una pareja increíble todos me envidiaran.

- Que me has hecho?

Mire de nuevo y tenia mis ojos de un color negro intenso, no eran mis lindos ojos castaños, eran negros, aterradores, no eran míos, no podía ser yo.

- Que te he hecho? Así me lo agradeces? Con temor?

Me agazape una ves mas intentando defenderme

- Ahora ven hazlo, lanzame tu mejor golpe y demuéstrame que he hecho un buen trabajo.

- No - dije furiosa no sabia que había hecho conmigo, no sabia si esto era real, y no sabia que pasaría, solo sabia que algo en mi pecho me decía que debía de acabar con el.

De mi pecho y hacia mis labios surgió un horrible y amenazante rugido que le hizo estremecerse.

- Oh vaya, pero si la chica esta molesta.

- No me hagas enfadar

- Enséñame lo que tienes.

Y justo cuando me iba a abalanzar hacia su cuello con unos colmillos grandes y sedientos que surgieron de mi boca. Con un grito.
Desperté.

Abrí los ojos de golpe y me senté en mi cama, respirando rápidamente y con el corazón tan acelerado que jure que en cualquier momento podría salirse de mi pecho.

Sentí una mano en mi espalda, y una figura estaba frente a mi levantando mi mirada por la quijada.
Era Cristopher, que por suerte seguía a mi lado y tenia una mirada tan preocupada que por un momento casi creí que lloraba.

- Steph, al fin, estas bien?

- Cristopher- dije con voz queda y muy aterrada- Cristopher, ha sido horrible.

- Que ha pasado linda? Hace un rato dormías profundamente y luego comenzaste a ponerte inquieta, luego comenzaste a parecer asustada, lloraste, y parecías estar de veras muy mal, intente despertarte pero no lo logre por nada del mundo.

- He tendido una pesadilla espantosa, no me dejes, por favor, abrázame, tengo tanto miedo.

- Cuéntame, que has soñado?

Trate de recordarlo y me causo escalofríos y pavor, ver de nuevo en mi mente la mirada perdida de la chica y su cuerpo desvaneciéndose bajo mis brazos. No iba a contarle, no iba a preocuparle, ya había pasado, yo estaba normal, estaba bien y no había necesidad de causar una preocupación por nada.

- Pues la verdad, ya no lo recuerdo, solo se que estaba asustada, pero ya paso.

El me abrazo, y me dio un beso en la frente.

- Bueno como digas amor, ahora descansa, podrías dormir unas horas mas.

- Si creo que lo necesito, solo no te vayas si?

- Aquí estaré.

- Gracias.

- Por ti lo que sea.

Siguió haciendo lo mismo de antes, acariciándome.
Así que al principio, por no poder sacar aquel sueño horrible de mi mente, me costo un poco lograr dormir, pero en unos minutos me sumí en la inconsciencia y me perdí en una negrura sin luz y sin sueños. Simplemente descansando.
Mañana sera un nuevo y lindo día - pensaba para mi misma- No te preocupes todo estará bien.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Chiicas.. Wow este si que me gusto! Desde ya trabajo para el 35! Que les parecio?


Les gusto?


Se imaginan soñar algo asii? que miediito! 


haha..


Espero que les haya gustado.. Y pues tarde pero aqui esta el cap!
haha :D 


Comenteen!


Las quiero.
Steph. 


This is so wrong i cant go on.. Do you believe  that should be me
That should be me - Justin Bieber