lunes, 14 de junio de 2010

Cap. 38 Tengo algo importante que decirte

Pues si, lo cierto era que a estas alturas de mi vida y luego de unos cinco meses de haber estado haciendo lo mismo casi a diario no me sorprendía encontrarme en la nada tan solo pensando en Cristopher y en mis fantasiosas imaginaciones de como seria un futuro cercano a su lado.
Suspirando, con la mirada perdida y desconectada literalmente de ese mundo real que estaba tan presente.
Pero, si me ponía a analizar de nuevo, el mundo real acaso me importaba?
Habían tantas cosas falsas y ciertas al mismo tiempo que me sentía decepcionada y a la vez maravillada, este mundo real, me ocultaba misterios maravillosos, existencia de Vampiros ejemplo perfecto de ellos.
Porque si yo tenia el privilegio de saberlo, porque no podía saberlo mi vecino? O mi hermano?  O quizá el dueño de aquel supermercado?

Mi pregunta se respondió sola en mi mente como un murmullo que pasaba por mis orejas, suave, casi inaudible pero real.

"Porque tu has sido escogida, tu eres una de pocos"

Escogida para que? Acaso habían mas cosas que no sabia? De eso estaba muy segura, pero justo ahora no tenia ansias de querer ser científica, o investigar las leyendas y curiosidades que pasaban sin cesar por lo alocada mente.
Estaba realmente entretenida imaginando cosas.
Pero me saco de mis pensamientos unos minutos mas tarde el sonido de la puerta anunciando que había llegado papa.

- Steph? Que haces allí?

- Hola papa, pues nada solo pensaba.

- No se porque te veo y siento que es ese chico.

- No te mentiré papa si es el, pero ahora como esta Joshua?

No quise que se entablara una conversación de mi relación con Cris y menos aun con mi padre.

- Oh pues se encuentra mejor, va mejorando anoche tenia fiebre de 40° estaba muy enfermo. Pero ya esta mejor, venia a buscarte el quiere verte.

- Claro que si, bueno al menos me alivia saber que se encuentra mejor.

- Si, ya desayunaste?

- Si, y tu?

- Oh si en la cafetería del hospital.

- Genial entonces no vamos?

- Si, si recoge tus cosas, y espérame en el auto mientras busco ropa para tu hermano.

Fui hasta mi habitación para tomar un bolso, el primero que se cruzara en mi camino, metí allí algunas cosas esenciales y fui hasta el auto de papa, donde me senté en el copiloto a esperarlo.

Unos tres minutos luego, papa subió al auto y me dio un bolso de Joshua que era mas que obvio que tenia su ropa dentro.
No conversamos para mi sorpresa lo cual fue extraño, el se limito a manejar y yo a mirar por la ventana.
El hospital quedaba cerca a unos 10 minutos de casa, papa dejo el auto en el estacionamiento y luego fuimos hasta el cuarto piso, que era el piso de pediatría como lo indicaban varios carteles.
Se veía a muchas enfermeras con batas bastante coloridas, y las paredes del piso también eran así, al menos las de la parte de hospitalizacion, pues en la recepción y en los pasillos reinaba un color marfil, con paneles de madera y barandillas de madera.
Todo de un modo bastante elegante.
Había una especie de pequeña sala donde se encontraban algunas de las puertas de las habitaciones, y justo en el centro habían dos grandes sofás con un enorme televisor colgando del techo, como para que las personas al menos tuvieran algo con lo cual entretenerse.
Justo allí habían unos cinco chiquillos, tres niñas y dos niños, todos pequeños no creía que pasaran de los 11 años, estaban en pijamas y reían y jugaban como si nada.

Papa se detuvo para hablar un momento con la recepcionista, y mientras yo veía a los niños, uno de los padres de un niña, la regañaron y amenazaron con volver a su habitación o el coco vendría a por ella, al parecer estaba gravemente enferma y el simplemente divertirse podía perjudicarla.
Como se le niega la diversión a un niño? Y mas a uno enfermo de gravedad?
No me parecía para nada justo.
A la ves me pareció gracioso cuando la madre puso un rostro un tanto asustado y menciono "el coco" me hizo recordar mi niñez, cuando mama me decía que el coco vendría a por mi si no tomaba mi siesta en la tarde, o si no comía todos mis vegetales.
Papa de hizo salir de mis viejos recuerdos.

-Steph?

- Si?

- Vamos estaba hablando algo con la recepcionista pero esta listo.

- Que bien.

Me limite a seguirlo hasta que llegamos a la habitación 227.
Papa entro y escuche un "shh shh Joshua Duerme", esa había sido mama, pase de forma silenciosa y deje mi bolso en un sillón que había en la habitación.
Allí en una muy alta cama, cubierto con sabanas hasta la cintura, estaba Joshua y se veía completamente normal. Dormido, Tranquilo.
Me alegre al verlo, su cara ya no estaba paliducha se veía normal.

- Hola cariño.

Mama me saludaba en susurros para intentar no despertarlo.

- Hola mama.

Me acerque y me senté en otro sillón junto a ella.

- Como estas?

- Bien.

- Me alegro, desayunaste ya?

- Si

- Oh excelente.

De pronto se escucho una voz.

- Porque susurran ha pasado algo malo?

Me voltee para ver quien era aunque después de pasar cada día desde hace 11 años escuchando esa voz en particular no podía negar que la conocía bastante bien.

En su cama, ahora sentado y bostezando Joshua me miraba feliz.

- Steph!

- Joshua!

Me acerque a el y le di un ligero abrazo.

- Me siento bien.

- Me alegra mucho saber eso, me preocupe por ti.

- Lo se. Soy yo.

- Oh tonto presumido te quiero.

El rió y eso me hizo feliz.

Pase la tarde junto a el, me habían informado que estaría  una noche mas en observación y que mañana a la mañana podría volver a casa tomando hasta el medio día reposo y luego podría volver a hacer todo normalmente.
Pasaron los dos días, era lunes por la mañana, y todo estaba bien, tal y como debía ser, Joshua estaba ahora saludable. Cristopher a mi lado, papa y mama felices. Todo justo como debía ser. Volví a clases y hable con mis amigos, planeamos una salida para el fin de semana.
Todo se dio como se esperaba.
Esa semana termino tranquilamente.
Cristopher pasaba por Joshua y por mi en las tardes, lo único que me extrañaba y que realmente no entendía era porque no volvía a ver a Alejandro, había pasado dos días por su casa pero en esa semana, ni se veían luces encendidas ni nada, quizá andaban de viaje.
Me preocupe por el era mi amigo, pero supuse que no tenia porque molestarle, pues luego de unos cuantos mensajes y llamadas no contestadas me quedo eso en claro.

tres semanas luego, mi obstinación era insoportable para con mi yeso, ya lo quería fuera, podía caminar y me sentía de maravilla, así que fuimos a donde mi doctor luego de esperar el plazo correspondido que me tocaba. El doctor removió el yeso, y después de tanto tiempo sin ver mi pierna me sentí feliz, tenia unas cuantas marcas no tan visibles, y algunos moretones por la presión de mi "amigo" que ya gracias a dios había desaparecido, pero del resto estaba muy bien.

Así fácilmente pasaron tres meses mas, en los que podía decir que amaba mi vida, había terminado clases con notas regulares, y ahora en vacaciones hacia prácticamente de todo, con un novio vampiro que cumplía mis sueños no hacia falta mucho mas, me llevaba a escalar, a nadar, y a hacer actividades que me mantuvieran realmente entretenida.
No había vuelto a ver a alejandro había recibido un mensaje luego de un mes de visitarle, diciendo que lamentaba haberse ido sin despedirse que estaba de vacaciones en Estados Unidos y que volvería pronto, que me extrañaba un montón, de ves en cuando hablábamos por mensajes y decía que me traería un montón de cosas cuando volviera, al menos no había perdido su amistad y eso me alegraba mucho.

Un sábado en la tarde,estaba con Cris en nuestra fuente viendo el atardecer, con su mano entrelazada en la mía, mirando al cielo, disfrutando de su compañía y una pequeña charla.

- Ahora que lo pienso puedes creer cuanto tiempo ha pasado?

- La verdad para mi Steph, junto a ti todo pasa tan rápido, quisiera tenerte por mas tiempo.

- Se a que te refieres pero, puedes creer que que hace siete meses tu y yo apenas eramos amigos, y nos veíamos en el colegio y todo era tan simple.

- Si lo se, recuerdo eso.

- Lo extrañas?

- Claro que si, pero prefiero el estar contigo.

- Me refería a que si extrañas ser humano.

Ya hablábamos con toda facilidad acerca del tema, no habían problemas con eso, apartando el hecho de que habían algunas cosas que prefería no hacer para no causar mas dificultad, como besarlo, cuando yo lo besaba era como por ejemplo darle una botella de ron a una persona que estuviera luchando con su abstinencia de alcoholismo, era un vicio, y aveces uno  casi imposible detener, era una sensación tan dulce, tan perfecta y suave que se volvía adictiva al primer momento de probarla.
Solo me hacia falta pensar en sus dulces manos sobre mis caderas un poco tensas por lo que sentía pero sin dejar de ser dulces, y el dolor que sentiría internamente para detenerme, era un delicioso vicio pero pensar que le hacia daño me hacia detenerme.

Me sentía feliz por el hecho de que conforme el tiempo pasaba era mas fácil para el pasar tiempo junto a mi, mi sangre era su mayor tentación, su mayor deseo, pero había aprendido poco a poco a ir controlándose, por lo que cada vez las cosas eran mas fáciles junto a el.

- Si, lo extraño mucho.

También me había enseñado como aumentaba su habilidad con sus dones, verlo practicando con las cosas grandiosas que el podía hacer me hacia preguntarme, si yo tendría dones y como serian.
Pero el simple hecho de pensar en que ya no correría sangre por mis venas y mi corazón se dentendria que no volvería a ver mas nunca a papa, mama, y Joshua me hacia temblar.

- Cristopher, sabes que te amo no es así?

Me miro con ojos dulces por un rato hasta que respondió.

- Claro que lo se y te agradezco tanto por eso... Yo también te amo Steph, y demasiado.

- Quiero estar por siempre junto a ti.

- Eso es mucho tiempo

- Lo se pero todo el tiempo de mi vida de ahora en adelante te lo regalo, yo solo quiero estar junto a ti.

- No sabes lo que estas diciendo amor, pero esta bien todo el tiempo que me quieras, a tu lado me tendrás.

No quise discutir con el cuando dijo eso, pues el momento era perfecto y seria un completo desperdicio arruinarlo.
Tomo mi quijada la puso cerca de su rostro y roso suavemente sus labios con los míos internamente haciéndome delirar. Su mano acaricio la mía, y sus ojos tenían un extraño brillo de felicidad aquel brillo que me enseñaba y que me hacia estar segura de que el era mi otra mitad.

- Oh por cierto Steph, tengo algo importante que decirte.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaa! 


Discúlpenme con toda el alma no he publicado que malita soy! haha


peero aqui esta el cap y les tengo la buena noticia de que el viernes hay dos caps pues este jueves termino mis clases y el viernes estoy libre! Siii


Bueno Hay un meme, y dos caps, ya veran de que hablo :D En fin, disculpen por la tardanza, espero que les guste aunque a mi la verdad no me convence mucho :D 


Gracias por su paciencia las quiero un monton. 


Por cierto que tal mi otro blog? 
Les ha gustado?
Comenteen!


Besos. 
Steph :D 

1 comentario:

  1. Aaaaay stephiita!! me encanto!!!(L)^^
    toodo tan feliiz...^^ ojala las cosas siempre fueran asii ^^
    k bn k joshua se recuperara! me tenia preocupada!!^^ es k es un hmno tan tierno ^^
    y chris....*-* Es k lo amo! Las escenas d ellos 2 son taaan romantiicas! forman una pareja taaan liinda!!^^(L)
    y alejandro? =O K raro k no se sepa nada d el no?? =S
    y O.O Me dejaste intriigada!!!
    K le tiene k decir d importante!!?? =O
    Diime diime!! Kiiero saber!! >-< xDD
    Pliss! Sube pronto!^^
    k waaai! 2 capis en un diia! WOW!^^
    Chaao steph!!(L)
    besos
    tq
    siigue asii!
    me encanta tuu historia!^^

    ResponderEliminar